Cómo convertirse en quiromasajista
Por: Jean-Paul Diaz-Caneja
Tiempo de lectura: 2 min

Los quiromasajistas son profesionales que realizan servicios a otras personas con el fin de dotarles de bienestar, relax y eliminación de dolencias. Suelen ser personas tituladas en este tipo de masaje en concreto y que tienen consultas privadas o bien trabajan para centros, hoteles, spa, gimnasios u otros.

¿Qué hacen los quiromasajistas?

Un quiromasajista profesional es el que realiza masajes, de forma siempre profesional y bajo unas acreditaciones y titulaciones, para ejercer esta profesión. Aportan bienestar y la eliminación del estrés y los nervios a otras personas además de eliminar posibles dolencias en el cuerpo. Muchas personas que acuden a la clínica en busca de un quriromasajista vienen recomendados por el propio médico cuando se trata de problemas no graves pero que necesitan de un masaje específico. Entre sus funciones se encuentran:

  • Supresión del dolor mediante el masaje.
  • Aportar bienestar y relax con esta técnica.
  • Analizar el problema de cada persona para aplicar el masaje en el área concreta del cuerpo.
  • Aplicar cremas y su absorción.
  • Establecer una agenda con horarios clientes.
  • Organizar el departamento de masajes del centro.
  • Coordinar agendas y servicios con dirección

¿Qué cualidades debe tener?

Entre las cualidades del quiromasajista destaca la especialización en realizar este tipo de masaje. También deben ser pacientes y organizativos, y aportar el relax y estabilidad que necesitan las personas que reciben este tipo de servicios. Además, deben ser personas empáticas con los demás, mientras que se convierten en consejeros y asesores sobre qué tipo de tratamiento debe recibir cada persona.

¿Qué titulación tienen?

Suelen tener una titulación específica y formación en la práctica del quiromasaje. Además, son profesionales dados a realizar cursos afines en el campo del masaje, de la sanidad y del coaching.

Este profesional puede abrir su propia clínica con lo que va a necesitar titulaciones superiores y el conocimiento de herramientas directivas, de liderazgo y facturación. Por otro lado, también son contratados en toda clase de centros de bienestar, y en este caso o bien son autónomos o freelance que trabajan para varios centros a la vez, siendo muy organizados, o tienen un contrato laboral con un centro especializado o resort si es necesario, ya sea de forma temporal o continuada en el tiempo.