Cómo convertirse en repartidor/a
Por: Jean-Paul Diaz-Caneja
Tiempo de lectura: 3 min

Con el aumento del ecommerce, el repartidor y mensajero cobran cada vez más importancia. Las empresas necesitan enviar sus productos al cliente final con gran rapidez. Por este motivo, el trabajo de repartidor será muy demandado tanto ahora como en el futuro. El mensajero suele ser un profesional versátil, que además, puede trabajar para diversas empresas a la vez, y convertirse en un emprendedor por cuenta propia que gestiona su tiempo y sus cuentas según los requerimientos de sus clientes.

Ahora los repartidores van a entregar productos de diversas maneras. Ya sea en coche, bicicleta, motocicleta o bien andando. Muchas personas pueden hacer esta función, ya que además de saber conducir no se necesitan unas características y titulaciones demasiado definidas para poder llegar a convertirse en repartidor. Si tiene experiencia siempre es mejor, pues sabrá gestionar rutas para ser mucho más eficaz en sus entregas, especialmente las urgentes.

¿Qué hacen los repartidores?

Las funciones de un mensajero son distintas, según la empresa y la cantidad de tareas a realizar. En líneas generales, podemos resaltar las siguientes:

  • Organizar y gestionar rutas.
  • Coordinar pedidos y la localización de los lugares de entrega.
  • Conducir el vehículo destinado al reparto.
  • Entrega de los productos asignados.
  • Entrega de albaranes y solicitar firma del cliente al realizarse la entrega.
  • En caso necesario, cobrar el importe del paquete o mercancía de entrega.
  • Balance de cobros, gastos y pedidos.
  • Atención de pedidos por teléfono y empaquetado de la mercancía si es necesario.

¿Qué cualidades deben tener los mensajeros?

La paciencia, la responsabilidad y una orientación total al cliente son tres de las características que suelen tener los mensajeros. A su vez, las empresas buscan que conozcan la ciudad, que estén acostumbrados a conducir o bien a andar, y sepan organizarse. Han de ser metódicos a la hora de gestionar los pedidos y abiertos a aprender en caso de que se pidan muchas más tareas, como la preparación de la mercancía, la gestión de la facturación y el seguimiento de pedidos en las zonas concretas para nuevas entregas.

Es un trabajo de fuerte estrés, si bien permite moverse, hacer ejercicio, estar en contacto con el público y conocer diversas zonas de la ciudad. Todo esto lo convierte en un empleo dinámico y nada aburrido.

¿Qué titulación deben tener?

Si deseas dedicarte a la mensajería no hace falta tener una titulación específica. Alguna empresas, y dependiendo del cargo, sí requieren título de ESO, Graduado Escolar o titulación oficial. Pero lo más importante en este caso es la experiencia y aptitudes.