empleo sin experiencia previa
Cómo encontrar empleo sin experiencia previa
Por: Carla García
Tiempo de lectura: 3 min

Puede ser que actualmente te veas en la problemática de buscar un tipo del trabajo para el que no tengas experiencia previa: o bien porque estás empezando tu carrera, estás estudiando todavía o porque quieres optar a un tipo de trabajo totalmente diferente a lo que venías haciendo hasta ahora.

Si bien es cierto que sin experiencia no podrás optar a todo tipo de puestos, no haber trabajado de ello previamente no quiere decir que no tengas habilidades que puedan servir o experiencia en otro tipo de puestos que no pueda ser aplicable a lo que ahora estés buscando:

  1. Motivación. Puede parecer muy tópico, pero no por eso es menos cierto: que te vean con ganas reales de tener este puesto te puede beneficiar mucho para ser el candidato final. Recuerda, ¡el entusiasmo es contagioso!
  2. Destaca tus habilidades. Siempre puedes aprender cómo funciona un puesto de trabajo, pero las habilidades con las que cuentes es algo que ya va contigo. De hecho, aunque tengas experiencia en un cargo laboral en concreto, la empresa nueva siempre tendrá que contarte cómo gestionan ellos las cosas. Así que es momento de pensar: ¿qué cosas de tu manera de ser y de tu manera de trabajar pueden beneficiar a la empresa? Por ejemplo: ser resolutivo, la capacidad de liderazgo, poder trabajar bajo presión… Puedes demostrar estas habilidades no solo en un empleo: en estudios, voluntariados o actividades extracurriculares.
  3. Formación. Es importante que destaques, tanto en el caso de que estés empezando en tu carrera como si buscas cambiar de sector, que nunca dejas de aprender. Aprovecha tu perfil laboral o la entrevista de trabajo para destacar que no solo tienes ganas de tener ese empleo, si no que ya te estás preparando para eso con estudios. Hay muchísimos cursos online y gratuitos que te podrán ayudar en esto y que podrás adaptar al 100% a tu horario.

En definitiva, la clave es, en primer lugar, ver a la empresa que te puede contratar con mentalidad de ‘al final la forman personas’: todos entendemos que en algún momento no hemos tenido experiencia y que es a base de trabajar que la hemos adquirido, porque en algún momento otra empresa ha decidido que eras potencialmente bueno para el puesto. Así que tu objetivo es hacer ver al reclutador que estás capacitado para el puesto y que te sobra motivación y entusiasmo de sobra para poder dominar ese nuevo empleo. Recuerda: ¡eres imparable!