Cómo justificar periodos sin empleo
Cómo justificar periodos sin empleo en tu perfil laboral y entrevista de trabajo
Por: Carla García
Tiempo de lectura: 3 min

Es inevitable que si has pasado por largos periodos de inactividad laboral un reclutador pueda tener curiosidad por saber qué ha podido pasar. Y ese momento, ¡que no cunda el pánico! Te contamos cómo justificar periodos sin empleo.

Lo más básico: sé sincero. Sea cual sea el motivo por el que has estado desempleado, eso no significa que te falta motivación para el puesto. En este post te contamos los motivos y las alternativas para seguir estando activo cuando no tienes trabajo:

En primer lugar, tienes que pensar bien cómo afrontar la pregunta: “¿Por qué dejaste tu último empleo”. No hace falta profundizar mucho ni tampoco es cuestión de decirlo ‘bonito’. Es cuestión de decirlo de una manera natural y positiva, ya que seguro que tu último empleo te sirvió para mejorar como profesional y a aprender cosas nuevas.

Cómo crear una respuesta que justifique un periodo de tiempo sin empleo

  1. Voluntariados. Además de los beneficios personales y profesionales que puede tener hacer uno, hacer un voluntariado demuestra que estás activo y que inviertes tu tiempo en proyectos que te motivan. Si lo has hecho, ¡explícalo!
  2. Formación. Si has aprovechado el tiempo sin actividad laboral para estudiar, este es un buen momento para sacarlo a relucir. Aunque no trabajes, eso no significa que no puedas seguir estando al día de todas las novedades de tu sector. Los entrevistadores valoran muy positivamente a los perfiles autodidactas. Además, en internet tienes muchísimas opciones y de calidad para estudiar cursos desde casa. ¡Explícalo!
    Ten en cuenta que si has hecho muchos cursos de cosas que no están relacionadas entre sí, esto puede demostrarle al entrevistador que no tienes muy claro lo que buscas. Intenta centrarte en toda aquella formación que pueda ser relevante para el puesto.
  3. Idiomas y estancias en el extranjero. Una segunda o tercera lengua es un dato muy relevante para la mayoría de empresas. Así que si te has dedicado a formarte o a mejorar en un idioma, ¡explícalo! De la misma manera que si has estado en otro país durante cierto tiempo.
  4. Situación personal. Aquí depende de cada uno, pero obviamente puedes ser sincero si el motivo de cesar la actividad laboral se debe a una enfermedad tuya o de familiar, cuidado de un hijo menor de edad, etc.

Por último: trata de ser conciso.

Puedes contar con sinceridad y naturalidad el motivo por el que has estado cierto periodo de tiempo desempleado. Pero tampoco hace falta ‘recrearse’ en ello. La clave del éxito es focalizarse en lo positivo y en el futuro que quieres tener en esa empresa.

Es importante no tener miedo a responder esta pregunta. Con ella, el entrevistador se hará mejor una idea de cómo eres y de tus motivaciones. Recuerda que vales para ese puesto y que tienes muchas ganas de conseguirlo y empezar nuevos retos. ¡A por todas!