Síntomas de que quizá debas cambiar de trabajo
Por: Carla García
Tiempo de lectura: 3 min

Hoy en día el trabajo es muy preciado, pero cuando no se está bien hay que replantearse las cosas. Mucha gente tiene días malos, o malas épocas, pero si la norma general es la negatividad tal vez debas dejarlo. A continuación te dejamos varios signos que si se cumplen tal vez debas sacar el polvo a nuestra app y buscar otro curro. Ya sabes que JobToday te lo pondrá muy fácil en estos casos. Eso sí, antes de hacerlo asegúrate de que tienes recursos para poder subsistir en tu nueva búsqueda.

-Te aburres:

Sabemos que el trabajo no es el mejor sitio del mundo para divertirse. El aburrimiento puede estar presente todos los días del año en ciertos momentos. Hablamos de un aburrimiento general, de falta de retos. Si sientes que lo que haces no te llena ni tiene un valor importante para tu empresa, es signo de que algo no va bien.

-Estás cohibido:

Cuando no se te permite explotar tus habilidades. Muchos trabajadores tienen un bajo nivel de responsabilidad al entrar nuevos, y no pueden dar a conocer sus puntos fuertes. Lo lógico es que a medida que avanzas se te permita una mayor libertad para poder aplicar tus fortalezas. Si esto no ocurre puede ser una amenaza para tu autoestima, y eso es lo último que queremos.

-Estancamiento:

Muchos expertos afirman que el factor que más motiva a los trabajadores es el ascenso en su carrera. Más que el dinero, o lo simpático que sea su jefe. Por eso si crees que dentro de un tiempo tu puesto seguirá siendo exactamente igual tu productividad sea más baja.

-El estrés continuo:

De nuevo aclaramos que el estrés puede ser parte del trabajo. A veces incluso nos ayuda a estar alerta y ser más productivos. Pero cuando el estrés acapara todo tu sistema nervioso tanto dentro como fuera del trabajo, tu salud empieza a correr riesgos.

-Problemas de dinero:

No se tenga en cuenta si el que lee esto es un comprador de ropa compulsivo o si ha tenido un serio problema en concreto. Si llevas un tiempo en tu empresa y todavía te preocupas por tu cuenta bancaria cada día que pasa tal vez debas buscar algo que te pueda compensar de mejor manera.

-Temes los lunes:

Una cosa es que te dé un pequeño bajón el domingo por la noche antes de empezar una nueva semana. Pero cuando tu fin de semana es más una liberación que un descanso, y solo pensar en el trabajo te perturba, mal asunto. Piensa que un año tiene muchos lunes.