Home Consejos para Empleadores Entrevistas Qué preguntas deberías hacer tú como entrevistador
entrevistador

Qué preguntas deberías hacer tú como entrevistador

Carla García
Tiempo de lectura: 4 min

Nos atreveríamos a decir que la mayoría de consejos que hay en internet sobre cómo superar una entrevista de trabajo están siempre enfocados a los candidatos… y no para el entrevistador que tiene que realizar las preguntas. ¡Y aquí viene Job Today al rescate!

Porque debemos tener clara una cosa: hacer una entrevista de empleo no es fácil, ya que tu elección afectará al trabajo que se realice en el día a día y a todo el equipo con el que se relacione el profesional escogido.

Antes de empezar: ¡momento de reflexión!

Antes de aconsejarte qué tipo de preguntas puedes hacer en una entrevista para no caer en las ‘preguntas fáciles de manual’, es importante que tengas clara una cosa: si has llamado para una entrevista a ese candidato, es que su currículum ya demuestra que es un profesional apto para el puesto. Ahora lo que necesitas saber si la persona encaja con la empresa. Y después de entender esto, es cuando debes preguntarte: “¿qué es exactamente lo que busco?”.

Más allá de buscar a un ‘barman’ o un ‘administrativo’ necesitas plantearte cosas como: ¿es necesario que tenga experiencia? ¿tengo que formarlo? ¿tiene que trabajar en equipo? ¿es relevante que la persona esté mucho o poco tiempo en mi empresa? ¿qué personalidad creo que es la ideal para el puesto (un perfil creativo, uno muy organizado, otro con capacidad para hablar por teléfono…)?

Una vez tengas claro qué es lo que buscas, toca pensar cómo puedes estimular a los entrevistados para que te demuestran si encajan o no con el perfil ideal que tú has decidido.

Ser o no ser: ¿Por qué no debo utilizar ‘las preguntas de manual’?

Te recomendamos huir de las típicas preguntas del tipo “dime tus puntos débiles y fuertes”, “¿dónde te ves de aquí a 5 años?” o “¿con qué animal/objeto te identificas?”. Con esto no queremos decir que no sean preguntas que funcionen, sino que no las puedes hacer sin pensar, simplemente porque son las “típicas que deben hacerse”. Piénsalo bien: ¿estas preguntas responden realmente a lo que tú quieres saber?

Por ejemplo: si el puesto que ofreces exige una formación larga, te interesa alguien que se quede un periodo prologado en tu empresa, y no alguien que en 2 meses pueda irse. Esto es lo que tú realmente necesitas saber de su personalidad, ambiciones y planes de futuro.

Por otro lado, el problema de utilizar las preguntas ‘típicas’, es que son preguntas que ya han sido tan utilizadas que probablemente los entrevistados ya sepan qué responder antes de que tú preguntes y no se adaptarán a la conversación que estéis teniendo.

¿Cómo puedo enfocar la entrevista?

Te proponemos 3 preguntas que consideramos que son efectivas en el momento de determinar si la persona es la correcta o no para el puesto:

1. ¿Qué es lo que más te ha gustado de las cosas que te he contado sobre el puesto?

Aquí sabrás lo que le motiva al candidato. “La parte creativa, porque me gusta aportar cosas diferentes, el diseño…”, “el trato con el cliente”, “trabajar por proyectos porque así cambio la rutina…”. Después de ver las respuestas de todos los entrevistados, podrás decidir cuál se alinea mejor con el que será el día a día del puesto o qué proyección de futuro tiene la persona.

2. ¿En qué parte del trabajo crees que puedes aportar más?
Con esta pregunta podrás saber los puntos fuertes de la persona en el trabajo. ¿Por qué esta opción puede ser mejor que preguntar sobre los puntos débiles y fuertes? Porque la persona probablemente ya sepa qué contestar a esta pregunta porque ya se la habrán hecho en otras muchas ocasiones y probablemente dará una respuesta genérica sobre su personalidad.

3. ¿Qué quieres conseguir con este puesto?

Más que preguntar ‘dónde te ves en 5 años’, que puede quedar como una pregunta muy abierta, de esta forma puedes concretar un poco más: ¿este puesto supone un cambio de oficio?, ¿Quiere escalar puestos respecto a su anterior trabajo?

El final de la entrevista

Dedica siempre los últimos minutos de la entrevista a resolver dudas del candidato. Aquí también podrás saber más sobre sus motivaciones en base a sus preguntas.

Además, recuerda contarle cómo avanzará el proceso de selección y cómo contactarás con él en caso de ser escogido o de pasar a la siguiente fase.

Como conclusión, repetimos de nuevo: ¡Recuerda siempre tener en mente qué tipo de perfil quieres contratar!