Home Consejos para tu carrera Entrevistas La pregunta preferida por los empleadores en las entrevistas de trabajo
entrevistas de trabajo

La pregunta preferida por los empleadores en las entrevistas de trabajo

Carla García
Tiempo de lectura: 2 min

Sabemos que las entrevistas de trabajo son un momento agridulce: demuestra que estamos casi apunto de conseguir el puesto que queremos, pero a la vez este proceso nos pone a todos de los nervios.

Y es que en las entrevistas ya sabemos lo que pasa: que nos encontramos con las ‘típicas preguntas temibles’ que ya nos hemos encontrado muchas veces y que tenemos que llevar más o menos preparadas. ¿Y cuál es la que más se repite en la mayoría de procesos de selección?

(redoble de tambores)¿Por qué tú eres el candidato para el puesto y no otro?

Bien. ¡Calma! Es una pregunta más fácil de responder de lo que crees. Primero de todo, debes tener claro una cosa: no hay una respuesta correcta. Si preguntáramos a muchas personas que han sido contratadas que qué respondieron, no encontraríamos dos respuestas iguales.

Qué buscan las empresas saber con esta pregunta

El empleador que te está haciendo la entrevista ya ha leído tu currículum y si te han citado para una entrevista es que ya saben que, en principio, estás capacitado para el puesto. Así que no te recomendamos que vuelvas a repetir todo el listado con tus habilidades y experiencia, porque ya las saben.

Básicamente las empresas buscan en ti ver tu personalidad, más allá de tu currículum, y tu seguridad para estar en ese puesto.

Ya, ya. ¿Pero qué respondo?

De nuevo, no hay respuesta correcta. Y no es un tópico, piénsalo bien: no conoces a los otros candidatos, ni cómo es el día a día real del puesto, ni tampoco todas las variables que pueden influir en el proceso de búsqueda y en el reclutador en sí.

Así que la clave es que seas natural y sincero: explica por qué crees que cumples con todos los requisitos (habilidades, manejo de herramientas, experiencia, carácter…) y explica qué cosas te gustan del puesto, añadiendo ejemplos concretos de tus logros.

Nunca dudes de ti mismo: ¡sabes que vales un montón!